La mejor garantía de preservar un modelo sindical participativo, reside en transmitir información puntual y conocimiento exacto de todas las materias que constituyen las relaciones laborales del Grupo Endesa

Uno de los pilares básicos que conforman el estilo sindical de Comisiones Obreras, es la responsabilidad de informar con agilidad y transparencia.


A partir de esta premisa y nunca en deterioro de los procesos asamblearios y la comunicación directa, presentamos este nuevo instrumento al servicio de los trabajadores/as del Grupo Endesa como reafirmación de nuestro compromiso histórico.

La puesta en marcha de esta herramienta participativa, está encaminada a proporcionar un amplio conocimiento de las materias que configuran nuestras relaciones laborales, con la finalidad de convertir al trabajador en protagonista activo en la defensa y mejora de sus derechos contractuales.


Con esta iniciativa nos proponemos facilitar una información homogénea, completa y actualizada y esperamos que nos hagais llegar vuestras consultas y propuestas, aceptando el reto de responder a ellas con la mayor celeridad posible y de forma personalizada.

Si logramos que este proyecto se convierta en algo útil para vosotros/as daremos por cumplido nuestro objetivo.

Un pacto secreto contra la plantilla

La dirección y Ugt han acordado la pérdida de la estructura negocial que durante más de 20 años ha regulado las relaciones laborales en nuestra empresa. CCOO teme que el pacto sea la antesala de la pérdida total de derechos en el próximo convenio colectivo.

Movilización el 21 de marzo de 2018, frente a la embajada de Italia en Madrid, cuando Ugt aún no había cambiado el discurso alineándose con la dirección de Endesa contra la plantilla.

El pasado diciembre, la dirección de Endesa y Ugt acordaron llevar a arbitraje materias que representan el 80 % de nuestro convenio. La semana pasada, la dirección convocó dos reuniones para, según sus palabras, “seguir negociando”. Pero lo cierto es que, si realizamos un análisis de los hechos acaecidos en estos dos últimos años, estas reuniones solo se pueden entender como parte de la escenificación del pacto secreto al que hace meses llegaron la empresa y Ugt, un pacto silencioso que va a significar la pérdida no solo de derechos de los trabajadores y pasivos, sino de la estructura negocial que durante más de 20 años se ha construido y ha regulado las relaciones laborales en Endesa.

Sorprende que, durante la negociación del convenio, el argumento estrella de Ugt para combatir la actitud “regresiva de la dirección” respecto a los derechos de los trabajadores era que “teníamos que estar tranquilos porque el tema de la caducidad en la ultraactividad estaba controlado”. No teníamos de que preocuparnos, el nuevo gobierno del PSOE la iba a derogar y las amenazas de la dirección iban a quedarse en papel mojado.

Ese mantra sirvió para acallar toda movilización y respuesta contundente ante la empresa. Y ahora, cuando España finalmente tiene un gobierno estable que incluye el compromiso de derogar la caducidad de la ultraactividad de los convenios, a Ugt le corre prisa acordar un arbitraje que elimine derechos, antes de que dicho compromiso del nuevo gobierno de coalición se materialice. Ni en el arbitraje, ni en las reuniones de negociación defienden, en ningún momento, la necesidad imperiosa de mantener la ultraactividad de un convenio hasta la firma del siguiente.

Algo huele mal. Ugt no solo está engañando a los pasivos con su doble discurso de fomentar las demandas individuales y, al mismo tiempo, someterse a un arbitraje que significará perdidas de derechos y perjudicará gravemente cualquier defensa jurídica, porque ya firmaron y acordaron con la dirección dejarlo todo “atado y bien atado”. CCOO se teme algo mucho peor, y es que el pacto al que ha llegado Ugt con la empresa no solo sea un recorte de derechos a día de hoy a cambio de algunos euros, sino la antesala de la pérdida total de derechos en el próximo convenio colectivo.

Es fundamental que el próximo convenio recoja una cláusula que establezca la vigencia del convenio hasta que no sea sustituido por otro nuevo convenio, de este modo se neutraliza la ultraactividad y se mantendrán los derechos de los trabajadores de convenio a convenio. Si esa cláusula no se plasma no estaremos ante un engaño, sino ante algo mucho más grave que habrá realizado la Ugt con el pretexto de que es la voluntad mayoritaria de la plantilla.

Archivos
Adjunto Tamaño
200114 PactoContraLaPlantilla ES81.pdf      Online 528.93 KB
Ámbito