La mejor garantía de preservar un modelo sindical participativo, reside en transmitir información puntual y conocimiento exacto de todas las materias que constituyen las relaciones laborales del Grupo Endesa

Uno de los pilares básicos que conforman el estilo sindical de Comisiones Obreras, es la responsabilidad de informar con agilidad y transparencia.


A partir de esta premisa y nunca en deterioro de los procesos asamblearios y la comunicación directa, presentamos este nuevo instrumento al servicio de los trabajadores/as del Grupo Endesa como reafirmación de nuestro compromiso histórico.

La puesta en marcha de esta herramienta participativa, está encaminada a proporcionar un amplio conocimiento de las materias que configuran nuestras relaciones laborales, con la finalidad de convertir al trabajador en protagonista activo en la defensa y mejora de sus derechos contractuales.


Con esta iniciativa nos proponemos facilitar una información homogénea, completa y actualizada y esperamos que nos hagais llegar vuestras consultas y propuestas, aceptando el reto de responder a ellas con la mayor celeridad posible y de forma personalizada.

Si logramos que este proyecto se convierta en algo útil para vosotros/as daremos por cumplido nuestro objetivo.

El mito de Erisictón y el Plan Estratégico de Endesa

Archivos

Mantengámonos alejados de Erisictón, enfrentémonos a las fuerzas que buscan empobrecernos para saciar su avaricia. Debemos seguir confiando en el buen hacer de nuestro trabajo, pues intenta hacer mejor la vida de la gente, y seguir agradeciendo que nuestra producción contribuya a satisfacer necesidades concretas de las personas.

El hambre de dinero de los mercados no tiene como función colmar una necesidad real, su fin es el puro goce de saciarla.

EL MITO. En la mitología griega, Erisictón, rey de Tesalia, nunca ofrecía sacrificios a los dioses. En Tesalia había un bosque consagrado a la diosa Deméter, en cuyo centro se alzaba un árbol de tamaño gigante en cuya sombra danzaban las ninfas de los bosques. Erisictón, en contra de la voluntad de Deméter, derribó el árbol para usar la madera en la contrucción de su palacio. La ira de Deméter fue tal que, como venganza, le envió a Erisictón el Hambre personificada en la figura del dios Limos. Desde este momento, Erisictón tuvo un hambre tan feroz que no podía calmarla, más hambre cuanto más comía, llegando a arruinarse y vender a su hija. Al final, para saciar su hambre comenzó a desgarrar sus miembros alimentando su cuerpo mientras este iba disminuyendo.

ENDESA. Hace unos días se ha presentado el Plan Estratégico 2021-2023 de Endesa. El Confidencial titulaba la información así: “Plan estratégico de Endesa: un futuro prometedor, pero limitadas certidumbres”. Si no estás suscrito a este medio, puedes acceder al artículo en el adjunto que acompaña esta publicación. El titular se refería a que, aún a pesar de los esfuerzos que está haciendo Endesa dedicando una gran cantidad de dinero en inversiones de renovables y distribución para los próximos tres años, los mercados parece que no consideran suficientes las cantidades en beneficios y dividendos que les ofrece Endesa. Es decir, las potentes inversiones de Endesa no sirven para saciar su hambre de dinero. El hambre de dinero de los mercados, como en Erisictón, no tiene como función colmar una necesidad real, sino es abstracta, el puro goce de saciarla es su fin.

El comportamiento muy poco generoso que tienen los mercados con Endesa no es una sorpresa. Desde hace al menos cuatro décadas, los dioses del capitalismo han venido exigiendo como sacrificio a empresas y Estados la continua desarticulación y desregulación de los salarios así como de las organizaciones que defendienden el interés de las plantillas, los sindicatos. Estas exigencias de los mercados se han extendido al desmantelamiento del llamado “salario indirecto”: sanidad, educación, pensiones y vivienda digna.

Lo más interesante de la historia de Erisictón es su final: un estado de furia de carácter abstracto que ni siquiera llega a aplacar la devastación del mundo y que concluye con la autodestrucción por un proceso de trastorno mental que provoca que comerse a sí mismo. Como sabemos, millones de personas mueren cada día de hambre en el mundo en medio de un sistema que promete y produce abundancia.

No debe asustarnos, pues, que el Plan Estratégico 2021-2023 de Endesa les sepa a poco a los nuevos Erisictones. En cambio, sí debemos enfrentar lo que pretenden. Sí debemos seguir confiando en el buen hacer de nuestro trabajo, pues intenta hacer mejor la vida de la gente, y seguir agradeciendo que nuestra producción contribuya a satisfacer necesidades concretas de las personas. Es en estas necesidades, y en la fuerza de la gente, donde la avaricia cada vez más feroz encuentra sus límites. Respetemos el medio en el que vivimos, pensemos en mejorar como sociedad. Mantengámonos radicalmente alejados de Erisictón.

Ámbito