La mejor garantía de preservar un modelo sindical participativo, reside en transmitir información puntual y conocimiento exacto de todas las materias que constituyen las relaciones laborales del Grupo Endesa

Uno de los pilares básicos que conforman el estilo sindical de Comisiones Obreras, es la responsabilidad de informar con agilidad y transparencia.


A partir de esta premisa y nunca en deterioro de los procesos asamblearios y la comunicación directa, presentamos este nuevo instrumento al servicio de los trabajadores/as del Grupo Endesa como reafirmación de nuestro compromiso histórico.

La puesta en marcha de esta herramienta participativa, está encaminada a proporcionar un amplio conocimiento de las materias que configuran nuestras relaciones laborales, con la finalidad de convertir al trabajador en protagonista activo en la defensa y mejora de sus derechos contractuales.


Con esta iniciativa nos proponemos facilitar una información homogénea, completa y actualizada y esperamos que nos hagais llegar vuestras consultas y propuestas, aceptando el reto de responder a ellas con la mayor celeridad posible y de forma personalizada.

Si logramos que este proyecto se convierta en algo útil para vosotros/as daremos por cumplido nuestro objetivo.

Las centrales de Andorra y Compostilla cierran sin la seguridad de una transición energética justa

Las plantillas de las empresas auxiliares de ambas centrales están siendo despedidas sin garantías de contratación. En el caso de la central de Andorra, la Plataforma de Subcontratas de la Central Térmica, el Comité de Empresa, CCOO, UGT y AMEPEA convocan a una concentración que tendrá lugar el próximo día 30 de junio a las 13.30 horas en la puerta de la central térmica. Hacen un llamamiento a la participación de la ciudadanía y de la corporación municipal.

No podemos permitir una reconversión que repita errores del pasado.

Lo anunció Enel en Londres en diciembre de 2016. El cierre de las centrales térmicas de Andorra (Teruel) y Compostilla (León) se producirá el próximo 30 de junio. Ese día se producirá el último cambio de turno de los trabajadores de las centrales térmicas. Esto supondrá el fin de una industria que lo ha significado todo para unos trabajadores, sus pueblos y comarcas. En el caso de Andorra, la actividad de central significaba el 40 % del PIB de la provincia y del 20 % en el caso de Compostilla.

El cierre de Compostilla supone también el fin de una época, pues es la instalación que dio nacimiento a Endesa en 1944. Estamos, por tanto, ante un hecho de relevancia histórica para nuestra compañía que permite reflexionar, con distancia y amplitud de miras, sobre la evolución de la compañía donde todos y todas trabajamos.

Rabia e incertidumbre

El próximo día 30 de junio debería ser un día para mirar con orgullo al pasado e ilusión al futuro, pero la realidad nos dice que, de momento, la plantilla más afectada y sus familias solo pueden mirar al futuro con rabia e incertidumbre. Rabia por no haber obtenido más que declaraciones de intenciones y palmaditas en la espalda como respuesta a sus reivindicaciones, por sentirse el último comensal en un banquete en el que otros se están dando una comilona, mientras ella, que representa a la clase trabajadora, está abocada a mendigar migajas.

La incertidumbre es que, mientras con los trabajadores de plantilla se lleva a cabo un plan de recolocaciones que no satisface a todos, en el caso de las empresas auxiliares sus plantillas están siendo despedidas sin unas garantías de contratación para el desmontaje de las instalaciones y montaje de los posibles nuevos proyectos planteados por Endesa.

Desde CCOO entendemos que esta garantía es lo mínimo que tendría que ser asumible si hablamos de una transición realmente justa. Estamos hablando de compañeros de empresas auxiliares que durante décadas han venido desarrollando tareas imprescindibles para el funcionamiento de estas centrales. Han sido actores necesarios para generar la gran riqueza que estos dos centros históricos han aportado a la compañía.  

En estos días seguimos asistiendo a todo tipo de anuncios por parte de instituciones y responsables políticos con propuestas, empresas y proyectos para culminar la muy necesaria reindustrialización de ambas zonas. Una reindustrialización que todos deseamos. No podemos permitir una reconversión que repita errores de un pasado que han costado muy caro a los territorios que los padecieron. La única garantía de éxito de esta transición es asegurar un futuro laboral inmediato para el conjunto de las plantillas de las centrales térmicas, como han prometido desde el minuto uno de este proceso todos los agentes implicados.

Archivos
Adjunto Tamaño
200619 CierreAndorraCompostilla ES90.pdf      Online 436.09 KB
Ámbito