La mejor garantía de preservar un modelo sindical participativo, reside en transmitir información puntual y conocimiento exacto de todas las materias que constituyen las relaciones laborales del Grupo Endesa

Uno de los pilares básicos que conforman el estilo sindical de Comisiones Obreras, es la responsabilidad de informar con agilidad y transparencia.


A partir de esta premisa y nunca en deterioro de los procesos asamblearios y la comunicación directa, presentamos este nuevo instrumento al servicio de los trabajadores/as del Grupo Endesa como reafirmación de nuestro compromiso histórico.

La puesta en marcha de esta herramienta participativa, está encaminada a proporcionar un amplio conocimiento de las materias que configuran nuestras relaciones laborales, con la finalidad de convertir al trabajador en protagonista activo en la defensa y mejora de sus derechos contractuales.


Con esta iniciativa nos proponemos facilitar una información homogénea, completa y actualizada y esperamos que nos hagais llegar vuestras consultas y propuestas, aceptando el reto de responder a ellas con la mayor celeridad posible y de forma personalizada.

Si logramos que este proyecto se convierta en algo útil para vosotros/as daremos por cumplido nuestro objetivo.

El fraude de las campañas de donaciones de Enel

Se ocultan intereses empresariales, falta la transparencia, la gestión es deficiente y se da información falsa. La campaña de donación de México se realizó, sin el conocimiento de la plantilla, a través de Enel Cuore, que no expide certificados válidos para la Hacienda española.

 

Las sonrisas que irradian los directivos y mandos de Enel Cuore en la web estamos seguros que es consecuencia de su sincera filantropía.

El año pasado, Enel organizó dos donaciones para campañas de emergencia en Perú y México. Perú había sufrido inundaciones extremas el primer trimestre del año. México sufrió fortísimos terremotos en septiembre de 2017. El país andino había sido definido por el consejero delegado de Enel, Francesco Starace, como “uno de los mercados más importantes de nuestro grupo”. En 2016 anunciaba que “con 326 MW adjudicados, Enel Green Power se convertirá en el principal operador de renovables de Perú”. Por su parte, México ha sido definido como “motor de crecimiento para Enel”, que cuenta allí “con 9 instalaciones, además de otras cuatro en construcción, y cuatro más en ejecución, para los cuales se tiene una inversión de 1.991 millones de dólares”.

Según Enel, la nueva fórmula para donar era “una novedosa forma de participación” de la plantilla que “facilitaba la colaboración y simplificaba trámites”. Se proponía a los empleados del Grupo donar horas de trabajo, al valor de su nivel competencial, para que, una vez descontada la cantidad de su nómina, se ingresara por parte de Enel a favor de la ONG elegida. Todo ello con el compromiso de Enel de igualar lo recaudado por la plantilla, por lo que, por cada euro donado, la ONG recibiría dos.

En pocas palabras, la “novedosa forma de participación” implica sufragar una parte de las obligaciones de responsabilidad social de Enel a través de aportaciones de los trabajadores y trabajadoras de Endesa. Además, Enel sumaría así una “factura” en donación a la ONG elegida (con el correspondiente beneficio fiscal) por el doble valor de lo que realmente Enel ha aportado de sus fondos, ya que la otra mitad se la ha aportado la plantilla.

Enel Cuore sale a escena

En las comunicaciones de las donaciones también se informaba de que se recibirían los certificados que permitirían al empleado aprovechar las ventajas fiscales inherentes a su donación. En el caso de la campaña en Perú, la elegida para percibir el ingreso fue la ONG Cáritas. A fecha de hoy, con la campaña de la Renta iniciada el pasado 4 de abril, los trabajadores no han recibido el correspondiente certificado de retenciones. Según afirman desde la ONG Cáritas, el pasado 17 de abril (13 días después de iniciarse la campaña de la Renta) fue cuando recibieron por parte de Endesa el listado de personas y donaciones realizadas para emitir los correspondientes certificados. Aún los esperan.

Por su parte, en el caso de las donaciones de la campaña de México, se ha estado informando a los donantes que “los certificados, para poder desgravarse fiscalmente por las donaciones realizadas son competencia de las entidades que perciben la donación”, para, a continuación, informar de que, “en este caso, la entidad que recibió las aportaciones es no residente en España y Hacienda no contempla la posibilidad de desgravación es estos casos”. La entidad a la que se refiere la comunicación es Enel Cuore Onlus, fundada en 2003 en Italia “para crear un organización sin ánimo de lucro que expresara el compromiso de Enel por sus actividades filantrópicas”. Casi todos los proyectos solidarios aprobados por Enel Cuore tienen como destino un mismo país: Italia.

Pasos de una total desvergüenza

De forma resumida, la relación de confianza que Enel pretende establecer con los empleados y empleadas españoles sigue estas premisas.

1) Desgaja Latinoamérica de Endesa a través de una escandalosa operación financiera y se queda con todo su beneficio para después pedir a la plantilla de Endesa que done dinero de su sueldo para unas campañas que mejorarán el posicionamiento de Enel justamente en esas zonas que la firma italiana le ha arrebatado.

2) Retrasa –hasta hoy- la entrega de los certificados de las donaciones, necesarios para la campaña de la Renta.

3) Informa a la plantilla que no puede desgravar una de sus donaciones, ya que ha realizado la tramitación a través de Enel Cuore, información que no facilitó en un principio.

4) Enel no agradece la donación a empleadas y empleados más que en una comunicación genérica que recibe tanto quien ha donado como quien no, ni publica con la debida garantía de transparencia lo que se ha donado. Enel certifica una donación que en realidad supone el doble de lo que ha aportado, con los consiguientes beneficios fiscales.

5) En la negociación del nuevo convenio de Endesa, la dirección de Enel, a través de sus voceros en España, ofrece a los empleados de Endesa nuevos recortes y precarización, en ningún caso se plantean una compensación por su contribución a los buenos resultados en el país que han exhibido.

Comisiones Obreras considera estos hechos un completo fraude hacia los empleados y las empleadas de Endesa. Lamentamos que gestiones de tan poco nivel sigan aumentando el nivel de desconfianza entre la plantilla. Enel vuelve a demostrar que no actúa de forma correcta con España ni defiende los intereses de la plantilla española, menos tiene en cuenta su aportación a la cuenta de resultados. ¿No sería lo justo que trabajadores y trabajadoras le correspondieran de la misma manera?

Archivos
Adjunto Tamaño
180504 FraudeDonacionesEnelCuore ES41.pdf      Online 517.44 KB
Ámbito